jueves, 21 de abril de 2011

¿Que hay de nuevo vieja?


Después de, el último cero, decidí volver a la fuente original donde las bailas, lubinas y pejerrey campan y luchan por su supremacía.
Esta mañana amaneció algo ventosa, promesa de mayor actividad y comencé a releer la orilla metro a metro.
El viento acrescente empujaba las olas, y estas a su vez, rompían en la orilla revolviendo el fondo arenoso que, remezclado con la espuma blanca y salada creaban el cuadro perfecto. La imagen de toda la orilla en estas condiciones, animaba seguir insistiendo pese a Eolo.
Con el agua a la cintura y jugando con las olas, lanzaba una y otra vez.
Una fina capa de partículas de agua, impregnaba mi rostro. Un mosquero que resultó ser Marek, luchaba por hacer llegar su fly line al lugar idóneo.
Con el viento arreciando, sin dejar de lanzar horizontalmente el Aile Magnet en su contra, trataba de hacer llegar el señuelo detrás de la ola, recobrando la linea despacio. Un parón en seco y la bobina comienza a girar rápidamente, doy un cachete y comienza un pequeño combate.
¿Que hay de nuevo vieja? le comente cuando la tuve entre mis manos.