martes, 14 de junio de 2011

Nocturna


Noche de casi luna llena, algo de calor y el agua con buena temperatura, las olas invitaban a lanzar los señuelos. La marea, alcanzaba ya la pleamar con un alto coeficiente, la actividad tenía que ser muy alta y Florian, que ya tenía experiencia en lides nocturnas abre la sesión, le sigo.
Tercer lance, entra una loba enmascarando su pelea con cabezazos, haciéndome creer, que se trataba de un pejerrey.
Recorrimos toda la playa, casi hasta la punta y vuelta sin más resultados que la loba solitaria.